Las comunicaciones entre León y Portugal

Comunicar España y Portugal

Las comunicaciones entre España y Portugal son una asignatura de estos dos estados de la Unión Europea que, en muchos casos, permanece pendiente.

Mientras en la zona de Portugal, especialmente con las conexiones de la IP4 se ha conseguido comunicar a amplias zonas del Nordeste Transmontano con Oporto y con Lisboa, la salida hacia territorio español es toda una Odisea.

En España las carreteras Nacionales, ahora convertidas en autopistas, son uno de los motores de la comunicación por carretera entre Madrid y la periferia peninsular.

Las conexiones entre Oporto y Bragança tienen en su unión con la Nacional VI en España un motor que conectaría todas estas ciudades dando servicios a la población a ambos lados de la frontera, especialmente entre Bragança y Puebla de Sanabria.

Las comunicaciones entre el Nordeste Transmontano y Portugal han mejorado sensiblemente en los últimos años. Quedan sus conexiones con el resto del territorio leonés, y especialmente dos grandes puntos: las salidas desde Bragança a Puebla de Sanabria y las salidas desde Miranda del Douro hasta Zamora.

Como si se tratase de un colgante de acero la unión entre Bragaça y Puebla de Sanabria, los dos centros de comunicación y servicios que apenas están situadas a 50 km se encuentran intransitables y obligadas una a mirar a España y la otra a Portugal cuando su unión en un eje haría que su población se beneficiase de ese hecho sustancialmente.

Norte de Portugal

La importancia de las comunicaciones

La unión de Branganza con Puebla de Sanabria y su conexión con la capital leonesa, en el conocido corredor Bragança-León posibilitarían la creación de un corredor entre Oporto y Europa que sin duda beneficiaría a todos los territorios leoneses a ambos lados de la frontera.

Su inclusión implicaría transporte de pasajeros y mercancías, estableciendo un eje en esta parte de la península Ibérica que podría servir de ejecución de políticas de desarrollo comunes. Para ello uno de los mejores elementos es el marketing online o marketing digital y ponerlo en práctica ni es difícil ni es demasiado costoso.

Unas buenas políticas transfronterizas y la optimización de los servicios públicos serían una de las claves para lograr que amplias zonas, ahora marginadas en el plano comunicativo pudieran despegar de nuevo.

Junto a ello, el tráfico aéreo potenciando los aeropuertos de Llión, Bregancia y Salamanca y la posibilidad de estudiar la reapertura de ciertos ferrocarriles servirían de base para que esta zona del Noroeste de la península Ibérica no quedara totalmente aislada y marginada. La única solución que se plantea es que toque la Lotería de navidad o del Niño. Pocas más opciones de futuro hay para conseguir mantener unos niveles de vida y proyección económica en esta zona.

Los flujos de comunicaciones en la península siempre se han marcado entre las zonas costeras y los núcleos de distribución de mercancías.

Hace unos años esta era la imagen, y hoy poco ha cambiado en nuestro territorio.

Reino de León

Eje Bragança-León

Es necesario crear ejes de comunicaciones con centros de distribución que funcionen como auténticas capitales y nudos intermedios.

Un eje que marcaran León, Ponferrada, Braganza, Miranda, Salamanca y Zamora tendría muchas posibilidades de ser capaz de clamar por su desarrollo si no queremos ver todo este espacio convertido en un solar como ya lo es el de las Sierras entre castilla y el Levante, que sumen a amplias zonas de ese otro cuadrante en el desierto poblacional y de infraestructuras.

Mientras en Madrid se fijan en el electrofitness y en Portugal hay dos grandes urbes y el resto son pequeños centros de distribución, el País Leonés necesita contar con políticas propias, reivindicaciones de infraestructuras acordes a sus necesidades y un plan que supere la frontera administrativa y una a los leoneses de los dos estados.

En definitiva, un sistema de comunicaciones que implique el trabajo en la dirección de unas infraestructuras desde el Nordeste Transmontano hacia León, Zamora y Salamanca son esenciales para articular el desarrollo de todo el País Leonés en su conjunto, superando los actuales planes que o se basan en lo que le interesa a Madrid o lo que le interesa a Lisboa.